«El low cost es insostenible e innecesario»

Hace 5 años Eva García decidió hacerse un hueco en el negocio de la moda eco creando la marca ecoology. Desde Barcelona, diseña y confecciona ropa moderna, elegante y sostenible, encargándose personalmente de que sus prendas mantengan su carácter ético y ecológico durante todo el proceso productivo.

Moda ecologica camisa janet negra
Foto cedida por ecoology

¿Cómo decides adentrarte en el complejo mundo de la moda ecológica?

Quería crear ropa con unos valores diferentes a los convencionales, ropa ética y ecológica hecha en talleres cercanos con tejidos orgánicos como el algodón y sostenibles como el Tencel, diseñada para que perdure en el armario, con formas sencillas y versátiles. El mercado nacional aún no demandaba ese tipo de prendas pero la tendencia a consumir de forma más sostenible y mi propia filosofía de vida cada vez más eco, me animaron a embarcarme en esta aventura.

Cuando empecé ecoology hace 5 años ya encontrábamos con facilidad comida eco, empezábamos a usar cosméticos ecológicos y las energías se volvían más verdes, era lógico querer vestir de forma más sostenible.

 

¿Qué tiene que tener una firma de moda para ser considerada sostenible?

Se puede hacer moda sostenible de muchas maneras, ya hay muchas marcas y diseñadores que optan por ser más sostenibles ya sea reutilizando materiales, produciendo de forma ética y local, dando trabajo a sus comunidades y haciendo un uso responsable de los recursos, se trata de minimizar el impacto que producimos creando la ropa.

La industria textil genera muchos residuos en todo su proceso y da trabajo a millones de personas, eso da lugar a que la competencia sea feroz y el precio manda, hay mucha explotación laboral en países productores de moda. La moda sostenible, sin importar donde esté producida, busca una forma de trabajar más humana, no es tan avariciosa como la moda convencional ya que nace para dar valor a toda la cadena, que todos ganemos, es definitiva una manera de vivir en un mundo mejor a través de la moda.

 

¿Qué dificultades encuentras a la hora de trabajar con materiales orgánicos?

La mayor dificultad es encontrar variedad de tejidos y acabados. La producción de materiales ecológicos y tejidos sostenibles es muy inferior, aunque va en aumento, hay menos donde escoger y eso limita las capacidades creativas. Tienes que hacer más con menos, pero el resultado siempre es bueno ya que los tejidos tienen una caída especial.

Los materiales ecológicos son de calidad superior y se trabajan bien al coser las prendas. En este sentido es mucho mejor ya que la prenda gana mucho cuando la tocas y aprecias que es un tejido diferente, más suave y agradable que aguanta bien el uso y lavados regulares como cualquier otra prenda no ecológica.

 

¿Cómo te aseguras de que los materiales que utilizas mantienen su carácter sostenible en materia social y medioambiental durante todo el proceso de producción?

Compro los tejidos en proveedores de confianza, todos con sus sellos que avalan tanto la procedencia orgánica de los tejidos como la producción ética de los mismos, estos proveedores son empresas pequeñas que nacen con la sostenibilidad en su ADN, igual que ecoology y controlan toda la producción de sus tejidos personalmente cada temporada. Otros proveedores tejen ellos mismos en sus talleres los metros de tela que les pides de forma artesanal, el resultado son tejidos de gran calidad hechos para durar.

La producción se hace en varios talleres de Barcelona, éste era uno de los grandes retos ya que no es fácil encontrar talleres pequeños que hagan una labor social y que trabajen con tanto cariño las prendas. Colaboramos con un taller social que ayuda a personas en riesgo de exclusión laboral que hace un trabajo de muy buena calidad, convierten trozos de algodón en vestidos súper femeninos.

Moda ecologica hecha en Barcelona
Foto cedida por ecoology

Los diseñadores y marcas pequeñas lo tenemos más fácil en este sentido ya que sabemos en todo momento donde está hecha nuestra ropa y quien la ha hecho. Es una ventaja a la hora de controlar la calidad y de producir de forma transparente, aparte de que crea relaciones humanas más interesantes y fructíferas con empresas que comparten los mismos valores que tú.

 

 

Según la OMS, cada año se contabilizan unas 20.000 muertes en la industria textil a causa del uso de pesticidas. ¿Cuál crees que es el motivo por el que aún no se ha implantado ninguna normativa que regule y revise este mercado?

Tendrían que ser los países productores de ropa los que no permitiesen este tipo de abusos contra su población y el medioambiente, pero como esto no está ocurriendo, las grandes empresas que generan tanta demanda de ropa barata tendrían que dejar de usar esos pesticidas y ser más escrupulosos con sus métodos de producción, están causando muchos daños humanos y medioambientales.

Seguramente si produjesen de forma más ética y sostenible dejarían de ser considerados low cost y el negocio loco que tienen montado dejaría de ser tan rentable a corto plazo. Lo que está claro es que el low cost es insostenible e innecesario. Tenemos que parar ese ritmo de producción y en parte es responsabilidad de los consumidores.

 

Muchos consumidores se alejan de algunas marcas sostenibles debido a que tienen la concepción de que este tipo de prendas cuentan con un coste mucho mayor en relación a otras marcas como Zara o Mango. ¿Cómo convencerías a este perfil de consumidor tan apegado al low cost y a la compra masiva de ropa de que lo sostenible también resulta rentable?

Si pensamos en las consecuencias del fast fashion, el coste es elevadísimo, un vestido de 20€, hecho en condiciones infrahumanas, usando tóxicos en su tintado, cobrándose vidas y dejando una huella imborrable en el planeta, resulta muy caro en especie.

No podemos comparar un vestido low cost hecho en Bangladesh en cantidades industriales con un vestido ecológico diseñado y hecho en Barcelona en edición limitada. El material es de mucha más calidad, y el precio más elevado, la confección es más cara ya que es local y no se explota a ninguna persona, el resultado es un precio más elevado, pero tampoco mucho más ya que los márgenes aplicados son inferiores, se trata de que todo sea más justo, desde la producción hasta el precio final. Las cosas bien hechas tienen un precio más elevado ya que es más justo.

Hay que educar al consumidor a que se preocupe por saber más sobre lo que está comprando, de donde viene, como y de que está hecho, entonces que decida donde quiere invertir su dinero, que clase de industria quiere fomentar cada vez que compra algo.

 

¿Cómo persuadirías a nuestros lectores para que renueven su fondo de armario con prendas de ecoology?

No se trata de tirar todo lo que tienes en el armario y empezar de cero con moda sostenible, sino de ir poco a poco sustituyendo tus prendas por otras que están hechas con más cariño, con tejidos que tu piel quiere y con una historia bonita en cada diseño.

Vestido skater imagen web
Foto cedida por ecoology

Recuerda las tres R, reciclar, reusar y reparar y si tienes que comprarte algo nuevo, mejor que sea ecológico.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s